Para un buen general, la suerte no tiene importancia.   Tito Livio.

 

El factor individual más importante en la guerra es la moral.  Es imposible proseguir una guerra durante mucho tiempo si falta la voluntad de la gente para luchar; en tal caso, la máquina bélica nacional no funcionará.  En la batalla, es la moral lo que cuenta; sin ella no puede triunfar ninguna estrategia.  Una vez que se ha perdido la moral, la derrota es inevitable.   Mariscal Montgomery.

 

El gerente general es responsable del desarrollo y distribución de los recursos de la organización.

El más importante es el humano.  Es el único recurso que no tiene límites como tal.  El resto de los recursos: marca o nombre de una empresa, relaciones con el canal de distribución, máquinas, computadoras, dinero disponible, instalaciones, terrenos, sistemas de comunicación, etc. se poseen en una cantidad que no siempre es expandible.

En realidad las plantas, equipos, dinero, etc., son recursos que ayudan en la operación.  Es el hombre el que puede agregar valor a un grupo de materias primas, o elementos.

No tenemos más dinero que el que podemos conseguir de acuerdo con nuestra capacidad de endeudamiento y fuentes de financiamiento.  Ni un centavo más. Las máquinas tienen una capacidad, y ese es el tope.

En la condición humana es más difícil considerar cuáles son los límites.  Es el hombre quien descubre las oportunidades, y el que las explota.  Es el creador de las ventajas competitivas más sostenibles a lo largo del tiempo;  es por eso que la gente es el mejor activo que tiene una empresa.

El gerente general debe elegir, desarrollar y dar prioridades a todos los recursos comenzando por el humano.

Un buen trabajo en equipo para confeccionar los objetivos y planes de una empresa, se traduce en mayores posibilidades de éxito, por el conocimiento interdisciplinario y el aporte de diferentes puntos de vista.

Es importante que los objetivos del personal sean compatibles en el largo plazo, con los de la empresa.  Que las ambiciones y preocupaciones sean compatibles entre la personas y la organización.  Estas cuestiones son clave para mantener una elevada moral entre el personal, y la elevada moral sirve para ganar batallas y la guerra.

Liderazgo significa organizar o reorganizar la estructura, de acuerdo con los nuevos objetivos y las nuevas estrategias.  Existen mejores oportunidades de éxito cuando ponemos en la posición adecuada a los más aptos.