Imprimir

 

La historia de las batallas y de los comandantes militares es fuente de inspiración en los negocios y en otras actividades del ser humano, porque en la guerra se refleja la importancia capital que tienen la estrategia y el liderazgo en la consecución de los objetivos.

 

Estrategia deriva de la palabra griega estrategos que significa general. Se refiere a los talentos del general en el desarrollo del arte de la guerra.

 

Clausewitz define la estrategia como el arte del empleo de batallas, como forma de ganar los objetivos de guerra.

Según von Moltke es la adaptación práctica de los medios puestos a disposición del general, para la consecución de los objetivos en vista.

Liddell Hart define estrategia como el arte de distribución y aplicación de los medios militares para la consecución de los fines. La estrategia no solo es concerniente a los movimientos de fuerzas, sino también a los efectos que estos movimientos provocan.

Cuando las aplicaciones de los instrumentos militares se traducen en las peleas actuales, los dispositivos para el control de dichas acciones directas se denominan “tácticas”. Estrategia y táctica no pueden ser separadas en compartimentos, no solo porque necesariamente se influyen una sobre la otra, sino porque a veces se funden.

El éxito de una estrategia depende, primero y principal, de un buen cálculo y coordinación de los medios a los fines que se desean obtener

 

El propósito de la estrategia será conducir la batalla en las circunstancias más ventajosas posibles. Este mejor posicionamiento facilitará, per se, una menor proporción de pelea y como consecuencia un menor desgaste.

Un blanco militar debe ser un blanco rentable.  No se debe usar mayor fuerza que la necesaria  para lograr ese objetivo.  Esto permite conservar una economía de fuerzas y de esta forma se podrá acceder a nuevos objetivos.

La perfección de la estrategia sería, entonces, producir una decisión sin el uso de la fuerza.

En segundo término, si no es así, que el enemigo abandone su propósito. Lo que hay que evitar es el uso innecesario de los recursos, porque implican elevados riesgos. 

La responsabilidad del estratega es buscar el objetivo militar, sobre la base de la circunstancia más ventajosa posible, para lograr el mejor resultado.

Las estrategias y el uso de los recursos tienen que estar coordinados con los objetivos. 

 

 

Estrategias de guerra